15 de febrero de 2010

Los cambios de estado del agua


El agua que hay en la Tierra cambia permanentemente de estado físico. Para entender cómo ocurren estos cambios, conviene analizar los siguientes casos.


El pasaje de líquido a sólido


Si se coloca agua líquida en una cubetera y se la deja un tiempo en el congelador o en el freezer, se hace hielo, es decir al estado sólido. Este cambio de estado se denomina solidificación. Para solidificarse, el agua debe perder calor, esto es, enfriarse. Por eso se la coloca en lugares con temperatura menor a cero grado C.

El agua posee un particularidad: mientras otras sustancias al solidificarse se contraen, se achican, el agua se dilata y aumenta su tamaño.


El pasaje de sólido a líquido


Si se saca un cubito de hielo de la heladera y se lo deja sobre la mesa, se derrite, es decir, se convierte en agua líquida. El pasaje del estado sólido al líquido recibe el nombre de fusión. Para poder fundirse, el hielo debe recibir calor del ambiente en el que se encuentra.

El agua muestra un comportamiento especial también en este pasaje: mientras las demás sustancias se dilatan o agrandan cuando se funden, el agua se contrae, es decir, se achica.


El pasaje de gaseoso a líquido


Cuando el vapor de agua que sale, por ejemplo, de una cacerola, se enfría lo suficiente o choca contra una superficie fría de un cuerpo sólido, pierde calor y pasa al estado líquido. Este cambio de estado se denomina condensación.

Por ejemplo cuando los seres humanos respiran el aire que sale del cuerpo contiene vapor de aguar, aunque este no sea visible. En los días muy fríos el vapor que sale de la boca y la nariz de las personas se enfría y se condensa en forma de pequeñísimas gotas de agua que forman la "nubecita" visible en ese momento. Algo parecido ocurre cuando el vapor de agua presente en el aire se enfría y se condensa en infinidad de gotitas de agua, formando las nubes.


El pasaje de líquido a gaseoso


Cuando se deja la ropa mojada al aire, al cabo de un rato, se seca. El calor del Sol transforma el aguar líquida que contiene la ropa mojada en vapor de agua. El agua ha pasado al estado gaseoso, formando vapor de agua, es decir se ha vaporizado. Ese vapor de agua, que no puede verse, se desparrama por el aire y se mezcla con el resto de los gases presente en él.

El pasaje del agua en estado líquido ale stado gaseoso recibe el nombre de vaporización. Para vaporizaqrse, el agua debe recibir y absorver calor del ambiente en el que se encuentra. Cuanto más calor recibe el agua, más rápidamente se vaporiza.

Si el agua llega a cien grados C y luego, continua recibiendo calor, la vaporización toma una forma muy violenta que se denomina ebullición.

En la atmósfera existe agua en estado gaseoso que proviene de la evaporación del agua líquida. Los rayos del Sol calientan el agua que está distribuida sobre la superficie terrestre, como la presente en ríos y lagos, en la ropa o en los organismos vivos. Por ejemplo, los seres vivos -animales y plantas- por medio de la traspiración eliminan agua en forma de vapor, el que se incorpora también en el aire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada